La economía mundial caminaba sus caminos globalizadores y la economía venezolana se movía en los estancos.