Nov 3, 2009

Gobierno chavista y gobiernos opositores violan derechos de trabajadores

“Desde hace 5 años no se discute el Contrato Marco que beneficie a los 2 millones 320 mil empleados y trabajadores de la administración pública. “La violación de nuestros derechos es una constante y no sólo es exclusividad del gobierno nacional que sin duda es a quien más trabajadores afecta, sino que también los gobernadores de los estados Miranda, Carabobo, Zulia; y los alcaldes de Chacao, Maracaibo y del Distrito Capital en manos de la oposición, violan igualmente los derechos contractuales de los trabajadores pasando por encima del decreto de inamovilidad, no cancelan a tiempo los cesta-ticket, presentan retraso en el pago de las quincenas y hasta pretenden pagar fraccionados los aguinaldos y por debajo de lo pactado convencionalmente como sucede en el Estado Carabobo”, manifestó el dirigente de CCURA Emilio Bastida.

Recordó una denuncia que hiciera un dirigente sindical de la alcaldía de Chacao, quien manifestó en una reunión del Movimiento Solidaridad Laboral realizada en los Altos Mirandinos, que “los asesores laborales del gobierno nacional y de la oposición provienen de la misma escuela neoliberal, ya que ambos violentan los derechos de los trabajadores y socavan las bases de las organizaciones sindicales”. En ese sentido, dijo Emilio Bastidas, “no existe diferencia alguna entre un gobernador chavista o uno de la oposición, porque ambos atacan a los trabajadores”.

“No somos rehenes de nadie”

Su mayor preocupación, como dirigente sindical es “la práctica perversa que mandatarios afines al gobierno o de la oposición desarrollan contra los empleados públicos colocándolos como rehenes políticos en la disputa encarnizada que por la renta petrolera y los recursos del Estado desarrollan la vieja burguesía tradicional y la nueva boli-burguesía surgida del manejo del patrimonio público en los últimos diez años”.

“Es aberrante lo que viene aconteciendo desde tiempo atrás en el Distrito Capital o en Valencia. Antonio Ledezma se hace el mártir y desarrolla una huelga de hambre supuestamente para que se le otorguen los recursos para cancelar las deudas y salarios a los trabajadores, pero a su vez despide arbitrariamente a cientos de empleados con el argumento de que son cuota política del PSUV. Una vez que logra obtener los recursos, entonces viene la contraofensiva del gobierno quien encarcela por más de 60 días a 11 trabajadores, todo ello con el objetivo de que Ledezma se convierta en emisario del gobierno a favor del Mercosur y reinstale en sus puestos de trabajo a los despedidos que tienen orden de reenganche pero que ni el Ministerio del Trabajo ni nadie se atreve a ejecutar.

“Lo mismo sucede en Valencia, donde el Gobernador de la dinastía de los Salas Feo despide a trabajadores vinculados a la Secretaría de Educación, entre ellos a varias mujeres embarazadas. El PSUV y el Alcalde Parra apoyan la toma de las instalaciones de la Secretaría y presionan por su reenganche y protegen con la policía la toma, lo cual a primera vista parece positivo. Para responder a las presiones de la alcaldía de Valencia y del gobierno nacional que le resta recursos, entonces Salas Feo amenaza con cancelar en forma fraccionada y sólo 90 días y no los 120 días que dice la convención colectiva a los 34 mil trabajadores adscritos ala Gobernación de Carabobo, con la clara intención maquiavélica de que los trabajadores se movilicen y presionen al gobierno nacional para que afloje los recursos, cosa que sucede efectivamente cuando los diputados del PSUV le aprueban un crédito adicional por 36 millardos para que se cancelen las utilidades de 120 días a todos los empleados de la gobernación, pero aupa la toma de la Secretaría de Educación para negociar a quienes se reintegra y a quienes se deja por fuera."

“Como se puede observar -reflexiona Emilio Bastidas-, todas estas movidas tiene un claro interés de indisponer a los trabajadores, violentar nuestros derechos y luego utilizar la lucha y la movilización para confrontar al rival político, lo que nos convierte en rehenes políticos de vulgares delincuentes que defienden sus privilegios, a costa del sacrificio de los derechos de los empelados públicos”.

Clientelismo político

Otra hecho que denuncia Emilio Bastidas es el clientelismo político. Aseveró que semanas atrás se presentó un conflicto en la empresa Bellota en Cagua donde el patrono señaló que no estaba en condiciones de mantener la empresa abierta y llamó a los trabajadores a negociar sus prestaciones para cerrarla. Los trabajadores indignados se desplazaron hasta la Inspectoría del Trabajo en Cagua y luego de reseñar su conflicto laboral ante la Inspectora ésta les manifestó que iba a estudiar el caso, pero que mientras tanto los dirigentes sindicales se llevaran una planilla para conformar la patrulla socialista en dicha empresa, con lo cual se facilitaría que el Ministerio del Trabajo interviniera en el conflicto. Igual acontece con los compañeros de Sanitarios Maracay que están a la espera de una providencia de la misma Inspectora, pero la funcionaria les ha manifestado sin ningún escrúpulo que no va a proceder a emitirla porque los trabajadores están organizados en nuestra corriente C-CURA que lidera Orlando Chirino”.

A recuperar la autonomía sindical

Bastidas resaltó la importancia de la lucha que Orlando Chirino y otros integrantes de su agrupación política sindical C-CURA vienen adelantando desde años atrás en defensa de la autonomía sindical. “El fondo del problema está en que los dirigentes sindicales de la IV república se doblegaron e hipotecaron las organizaciones sindicales ante los partidos AD y Copei y Fedecámaras; mientras que los de la V República que se autodenominan rojo-rojitos se doblegaron ante el gobierno y el PSUV, que es un gobierno burgués nacionalista y representa los intereses del patrón-Estado capitalista que subsiste en Venezuela. Por eso es lastimosa ver a viejos dirigentes sindicales que dieran duras batallas para ganar sindicatos para el clasismo y hoy se encuentran postrados ante el Estado capitalista y el gobierno que aplica medidas en contra de la clase trabajadora.”.

“Concuerdo con Chirino quien ha manifestado infinidad de veces que quien hipoteca la autonomía sindical termina entregando o traicionando los intereses de la clase trabajadora. Así fue en el pasado, así es el presente y así será en el futuro, no hay escapatoria a esta ley de hierro. O defiendes los intereses de la clase trabajadora o te arrodillas ante los intereses del patrón, de los empresarios, de los gobiernos pro-imperialistas o nacionalistas burgueses o los privilegios de la burocracia.”

Cruzada por la recuperación del movimiento sindical en la administración pública

Finalizó Emilio Bastidas exhortando a los trabajadores de la administración pública a “recuperar sus estructuras sindicales y no dejarse chantajear por nadie ni se objeto o rehén de la confrontación política de boli-burgueses y burgueses tradicionales. Ya está bueno que todo mundo nos utilice como escalera para trepar, pisoteando nuestras espaldas y nuestros derechos constitucionales y laborales.”

Reivindicó “la experiencia de lucha y unidad de los compañeros de la Gobernación de Carabobo, que lograron unificar 7 de las 10 organizaciones sindicales existentes y desarrollar en forma combativa su lucha en defensa del contrato colectivo. Esa es una lección que nos demuestra que existen condiciones para que los trabajadores demos nuestra batalla en forma independiente, superando el falso dilema de gobierno-oposición, porque ambos atacan a los trabajadores y contra ellos debemos movilizarnos para defender nuestros derechos.”

Anunció que ya están en los preparativos de “convocar a un Encuentro Nacional de Luchadores de la Administración Pública, para discutir y aprobar una alternativa sindical que permita superar los obstáculos que el gobierno, los gobernantes de oposición y la burocracia sindical en general viene interponiendo para desconocer los derechos de los empelados y trabajadores de la administración pública.”

(Vía La Clase)

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario